¿Cómo deben viajar las mascotas en el coche? | | DELMOCAN PIENSOS

¿Cómo deben viajar las mascotas en el coche?

 

 

En España existen unos 20 millones de animales de compañía, según los datos del censo difundido por la Asociación Madrileña de Veterinarios de Animales de Compañía (AMVAC) con cifras actualizadas a 2015. En un 40% de los hogares hay al menos una mascota, que obviamente también debe ser bien atendida cuando las familias se van de vacaciones (no hay que olvidar que verano es el periodo del año en el que se realiza un mayor número de abandonos). Mientras unas dejan el animal a cargo de terceros, otras optan por llevárselo de viaje. Y es en este último caso que se deben tener presentes diversas consideraciones para transportarlo en el coche con total seguridad.

La regla de otro es que bajo ningún concepto el animal debe ir suelto en el habitáculo; siempre debe viajar en su correspondiente transportín o con el accesorio de sujeción adecuado. De este modo, tendrían desaparecer las estampas que en ocasiones vemos en la carretera con un perro estirado en la bandeja del maletero, en los brazos de un pasajero o moviéndose libremente por el interior de un vehículo.

Si la mascota no va bien sujeta, en caso de frenazo brusco puede salir disparada como un proyectil sufriendo lesiones y pudiendo provocar daños a los demás ocupantes del vehículo. Así lo demostró el RACE en una serie de crash tests, en los que se simulaba una colisión frontal a 50 km/h utilizando un maniquí de perro de 22 kilos de peso y otro de adulto como conductor.

Tal como establece el artículo 18 del Reglamento General de Circulación, los animales deben ir convenientemente ubicados en el coche: “El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos”.

La mejor forma de llevar mascotas, si son pequeñas, es en un transportín ubicado en el suelo del vehículo. Como tienen poco espacio la energía del impacto es absorbida pronto y apenas se deforma el habitáculo del animal, que solo sufre lesiones leves. Si el accesorio es de mayores dimensiones y no cabe entre los asientos, se puede colocar en el maletero en posición transversal a la dirección de la marcha. Para mayor seguridad, lo óptimo es combinar este sistema con la rejilla divisoria, colocada entre los pilares de la estructura del coche, separando la cabina del portaequipajes.

También existe la posibilidad de sujetar la mascota con un arnés, que idealmente debería tener un doble enganche con un sistema de unión corto al anclaje del cinturón de seguridad del vehículo. Así se evita que el animal se golpee contra los asientos en caso de accidente. Si el arnés es de un solo enganche, la anilla podría romperse en caso de choque.

Además de llevar correctamente en el coche a estos compañeros de viaje, es necesario atenderlos bien durante el trayecto. Para empezar es recomendable consultar al veterinario cómo prevenir mareos. Es importante mantenerlos bien hidratados y nunca hay que dejarlos solos en el coche con altas temperaturas. Si el desplazamiento es de largo recorrido, conviene parar cada dos horas para que se muevan y les toque el aire.

Fuente: www.lavanguardia.com

2018-07-31T09:13:33+00:00

About the autor:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies